Icíar Bollaín. Foto de José Haro
Entrevistas

Icíar Bollaín, directora y actriz

“Entender un idioma es entender una cultura”

Con 15 años participó en su primera película y desde entonces, el nombre de Icíar Bollaín ha estado ligado al cine español; primero delante de las cámaras y después como directora. Esta madrileña afincada en Edimburgo siempre se ha encargado de mostrarnos historias cercanas, sociales y de denuncia. Con ella hablamos de cine, de lo que nos une y nos diferencia entre escoceses y españoles y de la importancia de los idiomas.

Al igual que nosotros, tú también te encuentras entre Edimburgo y Madrid ¿Cómo es esta forma de vida?

Es como tener dos vidas a la vez. En Edimburgo hago mucha vida familiar, con mis hijos y mi pareja y trabajo mucho en casa, a menudo conectada a Skype con España, porque los proyectos que hago siguen estando en España. En Edimburgo no tengo un entorno laboral, por lo que mi contacto con la ciudad y la gente es a través de los colegios de mis hijos, con otros padres y algunos amigos. Es una vida bastante recogida. Y cuando voy a Madrid tengo toda mi vida laboral, los amigos de siempre, mi madre, hermanos… ¡y no paro en casa!

¿Somos muy diferentes los españoles de los escoceses?

En general somos parecidos, al fin y al cabo tenemos mucha historia en común. Creo que los escoceses son amables pero un poco más formales que nosotros. Guardan más las distancias, en todos los sentidos, físicamente y también en la forma de socializar, de relacionarse. Los escoceses tienen mucho aprecio por su privacidad, por el espacio personal, por las formas. Tienen la vida social más estructurada, más ordenada que nosotros, que tenemos más espontaneidad a la hora de quedar y en general a la hora de relacionarnos. Los españoles en seguida estamos metidos en la vida de los demás, a menudo para bien, porque puedes contar muy fácilmente con la gente, para salir o para que te echen una mano, pero también a veces eso es para mal, porque no respetamos tanto el espacio de cada uno. Hay una frase muy española cuando cuentas un problema a alguien que es:  “Tú lo que tienes que hacer…” ¡Cuando he dicho eso a algún escocés me ha mirado flipado!

“La inmersión lingüística es la mejor manera de aprender un idioma”

¿Cómo es tener una familia bilingüe?

Es muy natural. Mis hijos hablan conmigo y entre sí en español y con su padre en inglés. Las comidas son a menudo un cruce de idiomas continuo. Lo más bonito para mí es ver que son biculturales, que entienden los códigos sociales y culturales de los dos sitios. Yo todavía meto la pata a menudo y me encuentro preguntándoles a ellos si está mal o bien lo que le he dicho a alguien y se tronchan. “¡Mamá, eso fatal!” me dicen a veces.

Según tu opinión ¿Cuál es la mejor manera de aprender un idioma?

Obviamente la inmersión es la mejor manera, “estar” en el idioma y tratar de hablarlo como hacen los niños, que es repitiendo lo que oyen, sin cortarse. Pero también hay otras maneras de aprender muchísimo como es viendo películas en versión original, oyendo la radio o leyendo. Yo he aprendido muchísimo leyendo. Y no importa que no entiendas más que la mitad de lo que lees, con el tiempo vas entendiendo más y sobre todo, se te va quedando el idioma de una manera inconsciente. Y aprendes lo que yo creo que en realidad es más importante de un idioma, que es la cultura a la que hace referencia. Pensamos siempre en un idioma en las palabras y las reglas que lo componen, pero en realidad es la expresión de una cultura. Entender un idioma es entender una cultura.

¿Qué es lo que más te gusta de Edimburgo?

La luz. Aunque es poca en invierno, siempre me fascina y me sorprende el color de una calle, un atardecer, un rincón… Es una luz de pintura romántica, muy cambiante, no me extraña que a los pintores les encante la ciudad.

¿Cómo describirías Edimburgo en una sola frase?

Edimburgo es una ciudad de cuento con una escala muy humana.

En tu documental ‘En Tierra Extraña’ tratas el tema de la emigración y la crisis a través de las experiencias de españoles que viven en Edimburgo.

Hace tiempo que llevaba viendo como aparecía mucha información en la prensa sobre esta nueva ola de emigración con una guerra de cifras. Entonces, empecé a pensar si esto era como lo que pasó en los 60. A partir de ahí me puse a investigar. Más tarde descubrí que había un denominador común en todas las personas con las que hablaba: el retrato que hacían de la situación laboral en España. Un retrato falta de oportunidades para mucha gente, condiciones laborales precarias, indignas a veces. Esto me pareció tremendo. El tema de la emigración es muy importante, pero creo que es casi más urgente hablar también de la crisis. ‘En Tierra extraña’ intenta explicar qué ha pasado y por qué.

“La inversión en cine es cultura, industria y riqueza”

Has trabajado como actriz en más de 20 películas y desde muy joven ¿no echas de menos ponerte delante de las cámaras e interpretar? 

Actuar me gusta mucho y lo hago cuando puedo pero la verdad es que no hay tantos personajes para mujeres a partir de los 40. Aun así, no descarto ponerme delante de la cámara otra vez porque es estupendo. Es además un baño de humildad…y luego es muy bonito estar en otros rodajes. Aprendes mucho.

¿Cómo ves el cine español hoy en día? 

Creativamente lo veo bien. Creo que hay muchas ideas. Todos los años se hacen películas malas, regulares y excelentes pero creo que sobre todo hay mucho que contar, mucha gente para contarlo y gente muy buena, tanto directores y actores como técnicos. Hay películas con un nivel técnico fabuloso, nada que envidiar a cualquier otra película de esa envergadura. El problema es que tenemos un sistema de financiación muy escuálido y muy poca voluntad política para que el cine eche unas raíces más sólidas. Cualquier país de nuestro entorno invierte más, se lo toma más en serio y hace políticas culturales más a largo plazo. Tienen claro que la inversión en cine es cultura, industria y riqueza.

¿Qué tiene que tener una historia para que te de ganas de contarla y llevarla a la pantalla?

Siempre intento contar algo que valga la pena contarse y que tenga interés. Yo cuando voy al cine busco que me conmuevan, que me entretengan, que me muestren algo que yo no conozco o que yo no haya visto así. En definitiva, que me aporte algo.

La violencia machista, la emigración, el medio ambiente…tu cine trata temas sociales y siempre hay algo de crítica y de denuncia. 

Cuando hice ‘Te doy mis ojos’ lo que me llamaba la atención es que había un fenómeno en ese tema que no comprendía; no comprendía por qué una mujer está con un hombre que la maltrata, por qué un hombre que dice querer a una mujer, la maltrata. ¿Qué pasa ahí? Entonces cuando me pongo a contarlo al final se convierte en una denuncia si quieres, pero a mí me mueve más el entenderlo que el denunciarlo.

En tus últimas películas has emocionado a los espectadores con la bella historia entre un abuelo y su nieta en ‘El Olivo ‘ o contando la interesante vida del bailarín Carlos Acosta en ‘Yuli ‘ ¿Cuáles son tus próximos proyectos? 

Mi próxima película es  ‘La Boda de Rosa’, una historia sencilla en un tono de comedia, que gira alrededor de una mujer, un poco en el estilo de mis primeras películas, con Candela Peña como protagonista y Natalie Poza y Sergi López. Y después tengo otro proyecto que también está en marcha, una historia dramática, muy potente, sobre nuestro pasado político reciente.

 

Icíar Bollaín

Author Info

Adrián Lago

Soy periodista y profesor de español como lengua extranjera. Me apasiona viajar y aprender otros idiomas y siempre intento transmitir dicha pasión a mis alumnos.

Leave a Reply